Evento de inaguración del ClusterUY

El viernes 21 de setiembre, a las 12:30 horas, se llevará a cabo el lanzamiento del Centro Nacional de Supercomputación, una plataforma de computación de alto desempeño que posee la capacidad de gestionar en forma coordinada múltiples recursos de cómputo, y que será utilizada por científicos e investigadores de todo el país.

El viernes 21 de setiembre, a las 12:30 horas, se llevará a cabo el lanzamiento del Centro Nacional de Supercomputación, una plataforma de computación de alto desempeño que posee la capacidad de gestionar en forma coordinada múltiples recursos de cómputo, y que será utilizada por científicos e investigadores de todo el país.

La ceremonia de lanzamiento tendrá lugar en el Anfiteatro del Edificio Polifuncional José Luis Massera (Senda Nelson Landoni, anexo de la Facultad de Ingeniería) y harán uso de la palabra el presidente de ANTEL, Andrés Tolosa; el presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla; el presidente de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación, Fernando Brum; el rector de la Universidad de la República, Roberto Markarian; la decana de la Facultad de Ingeniería María Simon, el profesor de la Universidad de Buenos Aires e investigador del Centro de Simulaciones Computacionales para Aplicaciones Tecnológicas del CONICET, Argentina, Esteban Mocskos, y el responsable científico del Centro, Sergio Nesmachnow.

El Centro Nacional de Supercomputación (ClusterUY) está formado por una infraestructura computacional que tiene un poder superior a 10.000 computadores tradicionales, y es capaz de realizar complejas operaciones matemáticas y de procesamiento de datos en pocos segundos. La infraestructura funciona mediante la agregación de componentes de hardware que son capaces de trabajar cooperativamente como un único recurso integrado de cómputo, bajo el modelo de cluster. La plataforma integra 1312 núcleos de cómputo de CPU y 100352 núcleos de cómputo de GPU, con un pico teórico de desempeño de 720 TFlops (720 billones de operaciones por segundo). El Centro proporciona el mayor poder de cómputo disponible en el país y se posiciona competitivamente con infraestructuras similares existentes en Latinoamérica.

La iniciativa operará en forma autosustentada desde el punto de vista técnico y financiero. Sus servicios son accesibles para investigadores, científicos y técnicos del país a través de los modelos de infraestructura como servicio, software como servicio y plataforma como servicio, operando a diferentes niveles según las necesidades de cada problema y con acceso remoto desde cualquier punto del Uruguay.

Disponer de los servicios de computación científica de alto desempeño provistos por el Centro Nacional de Supercomputación mejorará las capacidades de investigación e innovación en diversos ámbitos de las ciencias (Ingeniería, Matemática, Informática, Ciencias Sociales, Física, Química, Economía, Biotecnología, Energía y otras) y permitirá abordar de modo eficiente problemas de alta complejidad con aplicación directa a la realidad nacional y a diferentes actores del sistema productivo.

El modelo cooperativo propuesto para el Centro contempla que los estudiantes, los grupos de investigación y las organizaciones que desarrollen iniciativas de investigación de interés social y académica puedan utilizar la infraestructura sin realizar aportes económicos. Para iniciativas comerciales y con financiamiento, el uso de los recursos computacionales del Centro tendrá un valor de referencia menor a un centavo de dólar la hora de cómputo, que corresponde a una décima parte del precio deen los servicios comerciales a nivel internacional.

El Centro amplía el modelo de trabajo implementado desde 2009 por la Facultad de Ingeniería en el Cluster-FING, que en 2017 superó 11 millones de horas de cómputo efectivo, equivalente a más de 1.250 años de trabajo. El proyecto Cluster-UY-Centro Nacional de Supercomputación propone la primera iniciativa para construir un sistema de instrumentación científica a nivel nacional ypara dar soporte a investigaciones complejas que requieran gran poder de cómputo.

La infraestructura para el Centro Nacional de Supercomputación fue financiada por la Agencia Nacional de Investigación e Innovación a través de su programa de Grandes Equipos Científicos y por la Universidad de la República a través de la Comisión Sectorial de Investigación Científica. Los sSocios fFundadores de la iniciativa son ANTEL y UTE, que participan en el mecanismo autogestionado de operación y financiación del Centro, y la gestión administrativa es realizada por la Fundación Julio Ricaldoni de la Facultad de Ingeniería.